Accidentes laborales, accidentes de tráfico y negligencias médicas

accidentes

Si sufre cualquier tipo de accidente en Valencia, Liveiuris abogados le prestará el mejor servicio legal en la materia y defenderá sus intereses.

Contamos con profesionales con más de 15 años de experiencia que le asesorarán y acompañarán en todo el proceso.

Déjenos ayudarle, plantéenos sus dudas y le informaremos sin ningún tipo de compromiso de las opciones de las que dispone.

 

¿Qué es un accidente laboral?

Un accidente de trabajo o accidente laboral se produce cuando un trabajador sufre una lesión corporal mientras trabaja o a causa de las tareas que esté realizando por cuenta ajena.

Esta lesión se sufre por un accidente, una acción súbita, y el daño puede ser tanto físico como psicológico. En el caso de que el daño se derive no de un accidente si no de una enfermedad originada por el trabajo, entonces estaremos normalmente ante una enfermedad profesional, que tiene la misma o similar cobertura que el accidente de trabajo.

Para que se considere “accidente laboral” es necesario que haya un nexo causal, una relación entre la lesión que se ha producido y el trabajo, ya sea el trabajo la causa directa o indirecta de la lesión. En el caso de que no haya este nexo, el accidente será “no laboral”, cuya protección es inferior. (Fuente INEM)

 

¿Qué es un accidente de tráfico?

Según la OMS el término “accidente de circulación” se define como una colisión o incidente en el que se ven implicados al menos un vehículo sobre ruedas para uso en carretera, en movimiento, en una vía pública o privada con acceso público a las inmediaciones.

Esta definición incluye, las colisiones entre vehículos de carretera, entre vehículos de carretera y animales u obstáculos fijos, entre vehículos y peatones, etc.

 

¿Qué es una negligencia médica?

Lo primero que debemos hacer ante una negligencia médica es analizar si realmente se trata de un caso viable.

No todos los daños ocurridos en un hospital son consecuencia de una negligencia o error, no hay que olvidar que cuando una persona está en un hospital es porque tiene una patología y los daños que se derivan de la misma pueden no ser causa del tratamiento o de la falta del mismo.

Para que se pueda reclamar una negligencia médica lo primero que debe existir es un daño. La falta de educación, los supuestos de “casi ocurre una desgracia” o los daños no corporales «hasta que nos dijeron lo que tenía lo pasamos fatal” no pueden considerarse negligencias médicas.

Una vez determinado el daño debemos saber cuál es su causa.

Los daños producidos por negligencias médicas pueden provenir de una actuación (p.e. aplicación de un medicamento erróneo) o una omisión médica (p.e. la falta de aplicación de un tratamiento adecuado a tiempo, un error de diagnóstico…) descartándose aquellos casos en los que la causa del daño no es atribuible a un acto u omisión médica.

Además de la existencia de un daño como consecuencia de una actuación u omisión médica, debe concurrir un elemento negligente.

¿A qué llamamos negligencia médica? La negligencia médica se produce cuando el médico actúa sin cumplir con las normas que rigen su profesión. Al conjunto de normas de la profesión médica se le denomina Lex Artis Médica y se recoge en las guías o protocolos médicos.

Una vez que contamos con estos tres elementos Daño, Actuación Médica Negligente y relación directa entre la actuación y el daño causado, podemos pensar que nos encontramos ante una negligencia médica. (Fuente Negligenciamedica)